Diez meses de trabajo y un apretón de manos: cómo se firmó Tchouameni

On sábado por la mañana Mónaco y Real Madrid oficializó el traspaso de Aurelien Tchouameni.

El internacional francés ha fichado por Real Madrid durante las próximas seis temporadas, poniendo fin a unas negociaciones iniciadas en septiembre y que en los últimos meses han sido un auténtico torbellino de emociones, incertidumbres e imprevistos.

En esta ocasión se ha honrado un apretón de manos, el que el Real Madrid le hizo al centrocampista pocos días después Kylian Mbappé abandonó el club.

El Real Madrid ficha al centrocampista Tchouameni procedente del Mónaco

Tchouamenisin aspavientos y sin un solo espectáculo, decidió que lo mejor para él era fichar por el Real Madrid, dando la espalda a los muchos millones que le ofrecía el PSG.

Este compromiso llega tras muchos meses de charlas, reuniones, partidos vistos en directo y en vídeo, pero sobre todo tras mucho trabajo de base por parte de Real Madrid y que, como sucedió con Camavingaha sido crucial para que él se convierta en un Real Madrid jugador al final.

Real Madrido mejor dicho su dirección deportiva, tenía claro desde enero que Tchouameni era el jugador ideal para rematar su centro del campo.

Tras los primeros acercamientos, comprobaron que el jugador se correspondía con el perfil de futbolista que busca el club en los últimos tiempos, es decir, comprometido, profesional y con un gran futuro por delante debido a la calidad del fútbol. lo demostró en todos los partidos.

Transferencia puesta en espera

Después Juní Calafatel viaje de Mónaco En abril, todo parecía muy claro y el futuro del centrocampista parecía estar de blanco.

Sin embargo, Real MadridLos directores de ‘s decidieron que todo quedaría en suspenso hasta MbappéSe tomó la decisión final.

La orden era clara, el dinero era para el delantero. El jugador conocía esa decisión, un gesto que dice mucho del departamento deportivo del Real Madrid.

La petición de los blancos era esperar un año, pero Tchouameni quería dejar la liga francesa, mientras que el Mónaco también necesitaba dinero.

Ante esta situación, el internacional francés escuchó LiverpoolLa oferta de Klopp y la insistencia de Klopp le hicieron dudar.

En el vestuario confesó que su estilo de juego le iría muy bien a la Premier League y que con Kroos, Casemiro y Modric por delante, le resultaría muy difícil ser titular en el Madrid.

Todo fue un intento de tranquilizarse ante la retirada del Madrid. En realidad, Real Madrid pensó que estaba perdido en ese momento.

Cambio repentino

El escenario cambió de golpe, y en la misma semana que Mbappé anunciaba su renovación con Paris Saint Germain, Real Madrid reanudó las negociaciones con Tchouameni.

Un viaje a Mónaco, un apretón de manos y lo que se había discutido anteriormente se restauró en pleno efecto.

Todo parecía muy simple, aunque Real Madrid no llegó a la demanda que hizo el equipo del principado, aunque todo fue parte de las negociaciones.

Hasta entonces, nadie de Real Madrid Se había acercado oficialmente al Mónaco y no lo hizo porque, como decíamos, la prioridad era otro jugador.

El escenario cambió y las negociaciones comenzaron y concluyeron el sábado por la mañana.

Con lo que no contó la dirigencia del club madrileño fue la injerencia de PSG y Kylian Mbappé.

Una vez más los de Qatar decidieron destrozar el mercado y darle un empujón descontrolado a un jugador, que resistió estoicamente el aluvión de millones y las presiones recibidas desde París.

El pasado martes el acuerdo parecía definitivo y de hecho se empezaron a redactar los contratos, pero al igual que ocurrió con Mbappéhasta que apareció la firma en los papeles, nadie en Valdebebas se atrevió a cantar victoria.

Real Madrid se llevan a un jugador del que todo el mundo habla maravillas, del que dicen que va a dominar la posición de centro del campo en los próximos años, y lo están haciendo gracias a un apretón de manos.

Todavía hay futbolistas que valoran su palabra.

Leave a Comment